viernes, 14 de agosto de 2015

Contrato de la PAZ matrimonial

Son tantos los cambios, en la rutina, en el cuerpo, en los horarios, en los roles familiares, en TODO, que es mejor asegurarse de que no haremos alguna locura cuando llevemos una semana sin dormir, tres meses sin sexo y cinco semanas hablando de caca con tu madre.
Durante el primer año, firmen un contrato, señoras. Su matrimonio se lo agradecerá.


No hay comentarios:

Publicar un comentario